Un Belmonte bien cargado, la niña de la cofia, Kavi el afilador y las inevitables machadas de la te

 
Related

La educación digital es para los pobres y los estúpidos

Enrique TF
206 points

Cómo hacer una limpieza de colon

Enrique TF
394 points



Most recent

Como el Covid-19 ha cambiado el entretenimiento de los colombianos

Ocios y what!?
70 points

Ahora ya sé por qué lo del Dr. Tocarruncho

I'm Chester O'Brien
12 points

Rosario con Escrute

Miguel Alderete Garrido
12 points

FRANCESCO

Miguel Alderete Garrido
8 points

El calor del verano 2020 tuvo un grave impacto sobre las capas de hielo y los glaciares

Henri Monzó Catalá
12 points

¿Dónde hay que tirar un cepillo de dientes: al contenedor amarillo de reciclaje o al gris?

Henri Monzó Catalá
6 points

ROSARIO CON ESCRUTE DIGITAL 1

Miguel Alderete Garrido
22 points

COVID-19: ¿Cómo saber si es resfriado, gripe o el coronavirus?

Henri Monzó Catalá
332 points

EL DISCIPULO

Logia Stgo. de Chile
8 points

Visión 360 del cliente, una estrategia centrada en datos

Tecnologia
16 points
SHARE
TWEET

 Un Belmonte bien cargado, la niña de la cofia, Kavi el afilador y las inevitables machadas de la te

02 octubre 2020

Pasó la muchacha de la cofia que contrató la Loli para atender las mesas en verano y como la cosa le ha ido bien, la niña se ha quedado fija pues muchos, como mi nuevo amigo de hoy, Kavi, vienen solo para verla desfilar. Que si ahora tráeme un vaso nuevo que éste está sucio, que si ahora quiero sacarina en vez de azúcar, que si tráeme un Belmonte bien cargado, en fin, unos verdaderos carcas que gustan de ver pero, eso sí, siempre de un modo discreto y sin groserías. Lo cierto es que es todo un espectáculo matinal la acumulación de personal masculino … y femenino, (por aquello de ver si será para tanto), es una bendición para la Loli y para los ocultos y ocasionales, reporteros gráficos de mis amigos que, móvil en mano, van disparando cuando va y cuando viene, a placer.

Pero hoy, lo extraordinario de hoy, es que el tal Kavi, (que luego hemos descubierto que hace mil años era afilador de esos que iban por la calle con esa inmensa rueda amoladora afilando cuchillos, tijeras y otras cosas de cortar), sacándose del bolsillo de la camisa una especie de armónica que es un aparato musical que usan o usaban los afiladores de calle, lo hace sonar como un grito de macho animal llamando a su hembra y le dice a la niña: “Escucha, rubia, bocata jabugo, litro vino bueno y seis copas” …. pasmados nos hemos quedado … y luego … luego, como siempre, la fiesta de cada día … vino, charla, machadas, cafés, algún abrazo, algún cuento y desde luego, mucho compañerismo que, para muchos es su única compañía, ADG.

Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content