Leonor, Rosa la panadera y Pere el eterno enamorado

 
Related

Cómo hacer una limpieza de colon

Enrique TF
390 points

Cosas para hacer a diario sin que mueras en el intento

Enrique TF
430 points



Most recent

El credo y oración en la noche

Oraciones
26 points

ANIVERSARIO DE LA LOGIA

Logia Stgo. de Chile
6 points

SETIEMBRE MES DE LA BIBLIA

Miguel Alderete Garrido
6 points

Buenas tardes y mucha suerte

Henri Monzó Catalá
8 points

Medida de aseguramiento de Álvaro Uribe seguirá en firme.

PENSAMIENTO LIBRE
64 points

Energía Libre: RX 18 el generador electromagnético autónomo y auto alimentado

Energía Libre Plasma
6 points

Coljuegos, anfitrión del primer encuentro sobre juego responsable en Latinoamérica

Ocios y what!?
4 points

Plegaria de protección a los hijos por la mañana

Oraciones
10 points

Plegaria para los enfermos terminales

Oraciones
6 points

¿Hasta dónde vamos a llegar?: Un policía de Madrid dispara al aire acorralado por jóvenes a los que

Henri Monzó Catalá
16 points
SHARE
TWEET

 Leonor, Rosa la panadera y Pere el eterno enamorado


Fotografía de Lucía Herrero

07 septiembre 2020

-Estaba tan tranquilo comprando cartuchos de tinta para mi impresora, en la tienda de informática para todo, la más amable de la Playa y de pronto alguien, como ya viene siendo costumbre, dada mi sordera creciente, me da el digital y huesudo toc-toc en el hombro malo.
-Me vuelvo y era la cruel y veterana, Leonor: “Enrique, donde te metes, no te vemos por parte alguna ¿No me digas que el virus te tiene acojonado y reducido a cenizas en el rincón del olvido de tu oscura habitación de la casa de la Playa? Creíamos que te habías ido a Murcia o que estabas ingresado o en el más allá?”

-Haciendo un esfuerzo para no degollarla con mi, a veces, afilada lengua le digo: “Coño, Leonor, puedes ser menos vieja de lo que pareces, pero más HdP no, eso no.”

-Dejo a Leonor y me voy a por el pan. Justo al entrar recibo uan llamada de Juan: “¡¡¡Enrique, lo conseguí, el Linoforte funciona. El tranco cayó como una piedra en el WC. Gracias amigo, me has salvado la vida con tu recomendación!!! Cuelgo, diciéndole a Juan que estoy en el médico pues la cosa se estaba poniendo muy escatológica.

-Lo que siguió a continuación, al subir los dos peldaños de subida a la panadería, fue que me reencontré con mi amor panadero de estos últimos años.

-Joder, Rosa, estás aquí … ¿Estás bien? – le dije a la panadera de mis amores.

-Rosa que tendrá unos cincuenta y muchos y unos cuarenta kg de más, se salió del mostrador y con mascarilla y sin ella, pues se la quitó al instante, me abrazó de tal modo que pensé iba a morir de asfixia.

-Sin dejar de llorar, me dijo: “Ha sido casi un año, Enrique, pensaron que era cáncer, y lo era, pero no había metástasis. Me extirparon dos tremendos tumores de por ahí abajo, pero ahora estoy bien, bueno, tengo que estar en observación y tratamiento, pero ya puedo trabajar y veniros a ver a todos.

-Al oír a Rosa y cuando concluyó, el que se puso a llorar fui yo y entonces Rosa volvió a pegarme un achuchón del que tuve que deshacerme rápidamente, pues era casi seguro que de esta moría asfixiado. Sus cosas de arriba estaban como dos balones de baloncesto, grandes y muy duras. Hubiera muerto con toda seguridad.

-Ya en el quiosco, me encontré a Pere el poeta enamorado que estaba recitándole una de Espronceda que terminaba, más o menos, así:

“Yo, compasivo, te ofrezco; lejos del mundo un asilo, donde a mi sombra tranquilo, para siempre duerma en paz”

-Y con tanto talento y emociones desparramadas por mi recorrido matinal, decidí volver a casa y recluirme en mi rincón de amor junto a una buena Paulaner y una de rellenas de anchoa, que me hizo caer en la tentación de los amantes: La miré y me di cuenta que sigo enamorado de Ella como el primer día.



Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content