Si tiene dinero, compre su propia isla

 
Related

El suero de los supervivientes de COVID-19 puede ayudar a tratar a otros infectados

Henri Monzó Catalá
986 points



Most recent

El credo y oración en la noche

Oraciones
30 points

El sueño de la muerte, mi amor de siempre y el Da Doo Ron Ron

Enrique TF
8 points

SETIEMBRE MES DE LA BIBLIA

Miguel Alderete Garrido
10 points

¿Cuándo y cómo hacer una oración de sanación?

Oraciones
10 points

Más negro que un tizón Vs. el puenting sin cuerda

Enrique TF
18 points

¿Por qué rezarle a San Judas Tadeo?

Oraciones
16 points

Escrute Digital Argentina Guatemala

Miguel Alderete Garrido
6 points

Coljuegos, anfitrión del primer encuentro sobre juego responsable en Latinoamérica

Ocios y what!?
12 points

Botero en la subasta de Pietrasanta, la ciudad mágica del artista en Italia

Actualidad
82 points

Procedimiento y audiencia innominada de la defensa de Álvaro Uribe Vélez

PENSAMIENTO LIBRE
20 points
SHARE
TWEET

 Si tiene dinero, compre su propia isla


Vista aérea de las islas de las Bahamas (Shalamov / Getty Images/iStockphoto)

04 agosto 2020

No habiendo mejores noticias que acompañen nuestro diario vivir en la incertidumbre que provoca en nuestro futuro la cruel pandemia de la COVID-19, presté atención a un artículo que me hizo pensar en soluciones de futuro inmediato … de tener todo el dinero del mundo para ello:
______________________________________________________________________________

La pandemia ha despertado el interés de los multimillonarios por el aislamiento total
Si tiene dinero, compre su propia isla

RAFAEL RAMOS | ISLAS SHETLAND

03/08/2020 00:05 | Actualizado a 03/08/2020 03:14

Donald Trump quiere comprar Groenlandia, la mayor isla del mundo. Pero sin llegar a esos extremos, una isla privada está al alcance casi de cualquiera, y parece una inversión cada vez más atractiva en un mundo azotado por la pandemia, la estupidez de los líderes y la crisis económica. No tener que ponerse la maldita mascarilla, ni que guardar la distancia social porque no hay nadie con quien guardarla, ni estar pendiente de lavarse las manos cada cinco minutos, son valores añadidos nada despreciables.

Por la modesta suma de 140.000 euros, que no alcanza ni para un buen piso en Barcelona, se puede adquirir la isla de Insh, en la costa oeste escocesa, con dos casitas abandonadas y una cueva en la que su anterior dueño vivió en plan cavernícola durante treinta años hasta cansarse de hacer de Pedro Picapiedra o Pablo Mármol, y pintar en las paredes dibujitos de animales. El problema es que no hay electricidad, ni agua corriente, ni gas, ni por supuesto internet o cobertura de móvil. Y lo que sí hay es un clima endemoniado, con temperaturas que no suelen subir de los doce grados en agosto, y frío y lluvia racheada casi permanentes en invierno, cuando el sol se pone a las tres de la tarde. Por no hablar de la necesidad de disponer de barco o helicóptero propio para poder salir y entrar, si el tiempo lo permite. De ahí el precio de ganga.

Comparativas
En Escocia hay islas que valen menos que un piso en Barcelona, pero las condiciones de vida son durísimas
El coronavirus ha alterado el mercado inmobiliario, entre tantas otras cosas, revalorizando las casas con jardín a expensas de los pisos sin ellos, por muy lujosos que sean, no sea que a los dirigentes les vuelva a dar por confinar a la gente en sus hogares sin más contemplaciones. Pero sobre todo ha despertado el interés de los ricachones por las islas privadas en las que refugiarse y dirigir desde ellas sus empresas o fondos de inversión. Especialmente atractivas son las que ya tienen todo hecho y son autosuficientes, disponen de carreteras, tendido eléctrico, repetidores de señal y demás infraestructuras necesarias. O sea, que para tener cobertura de móvil o pedir un cigarrillo no hay que acudir al vecino, que está a decenas o cientos de kilómetros de distancia.

Vista general en las Shetland, en Escocia

Vista general en las Shetland, en Escocia (argalis / Getty Images)

De más nivel que Insh pero todavía más aislada -que es lo propio cuando se trata de islas– está también en el mercado Linga, en el archipiélago de las Shetland, deshabitada desde que la familia Sinclair se marchó antes de la guerra civil española, y escenario del hundimiento de un buque mercante que en 1923 se estrelló contra sus acantilados. Dispone de treinta hectáreas de tierras cultivables, numerosa vida animal y permiso para construir sin necesidad de sobornar a nadie, lo cual sitúa su precio en 250.000 euros, como si fuera un chalet modesto. Una asociación de nudistas noruegos hizo una oferta hace cuatro años, pero la operación no prosperó y sigue en el mercado.

Si uno tiene dinero de verdad, no se plantea comprar una isla en Escocia o Irlanda, donde hasta en verano hay que bañarse con traje de neopreno, sino en el Mediterráneo, el Caribe o la Polinesia. Aquí entramos ya en el terreno de las grandes ligas, con precios en concordancia. La más cara del mundo es Lanai, en Hawái, por la que Larry Ellison (el octavo hombre más rico del mundo) pagó en su día 600 millones de euros, y con las mismas comodidades que un piso en Manhattan. Por algo menos de la mitad se puede conseguir, negociando bien, la isla de Lisboa, a tiro como quien dice de la capital portuguesa, con su propio campo de golf, unidades residenciales y la posibilidad de levantar hoteles de lujo. Una oferta parecida, pero mucho más barata (sólo 25 millones) es Agria Trias, a poca distancia de Atenas, con olivares, frutales y una iglesia incluidos en el precio.

Por menos de treinta millones existen numerosas posibilidades en las Bahamas, como Bird Cay, a sólo media hora en avioneta de Nassau y una vivienda de dos plantas con piscina. O Hog Cay, con su propia pista de aterrizaje de medio kilómetro de largo. La isla de Ronde, en la costa de Granada, sube ya a los cien millones de euros, tal vez porque es un paraíso del submarinismo, con visibilidad de hasta cien metros. Por un poco menos se puede comprar Caye Chapel, en Belice, que, además de instalaciones para masajes y tratamientos de belleza, dispone de sus propias ruinas mayas.

Pero cuando se tiene dinero ni siquiera hace falta comprar una isla propia. Se puede alquilar, como la de Motu Tane, en Bora Bora (Polinesia francesa), a disposición de cualquiera dispuesto a apoquinar treinta mil euros por noche. Televisión de plasma y cena incluidas.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/internacional/20200803/482640513068/millonarios-ricos-isla-coronavirus-shetland.html

Fuente: etf1949.wordpress.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content