Cuestiones nobles y sencillas, para una vida sencilla

 
Related

Cómo hacer una limpieza de colon

Enrique TF
386 points

Cosas para hacer a diario sin que mueras en el intento

Enrique TF
412 points



Most recent

"Un tanguito" de Carla Pugliese, tiene letra.

Nuevas canciones
74 points

Piscinas desmontables: ¿cuánto peso soporta la terraza de una vivienda?

MaríaGeek
16 points

SECTOR DE CAMBIO DE DIVISAS ABRE SUS PUERTAS

Carlos Eduardo Lagos Campos
40 points

Cómo dar un abrazo con el menor riesgo posible en plena pandemia del coronavirus

Henri Monzó Catalá
34 points

Ejército desvinculó y Fiscalía investiga a soldados por maltrato animal en Nariño

Bernardo Andrade Tapia
30 points

Gustavo castro Caycedo, un humanista humanizador.

Pablo Emilio Obando Acosta
126 points

PAGO DE PRIMA DE SERVICIOS EN EMERGENCIA ECONOMICA CON OCASIÓN DEL COVID-19

Carlos Eduardo Lagos Campos
38 points

LA LIBERTAD DE OPINION Y DE EXPRESION

PENSAMIENTO LIBRE
72 points

SOMOS UNA ESPECIE QUE REQUIERE UN TAPABOCAS

PENSAMIENTO LIBRE
32 points

ENTRE EL VIRUS, PASTO SE MUEVE HACIA LA GRAN CAPITAL

Luis Eduardo Solarte Pastá
28 points
SHARE
TWEET

 Cuestiones nobles y sencillas, para una vida sencilla


30 junio 2020

-Lo vi, me paré casi frente a él, le saludé y no me contestó.

-Me puse más cerca, le hice una fotografía y entonces me miró.

-Sonrió.

-Le volví a saludar y me contestó a su manera.

-Me hizo un gesto con el que entendí que estaba como yo, es decir, sordo de un oído.

-Encontramos la posición correcta para hablarnos enfrentando el oído bueno de cada uno.

-Le dije que me encantaba su máquina y que me había parado para verla.

-Se levantó y me dejó probarla.

-Me enamoré de ella y pensé, una linda máquina como esta, algún día no muy lejano, será mía.

-Al despedirme, con cara sonriente, me dijo: “Yo te conozco. Tú eres el que se sentaba en el banco de piedra junto al árbol ese que tú le llamas Cohonesto. Un día hablamos y me explicaste como te hacías entender con él. Pensé que estabas loco, luego Antonio el Jefe del quiosco de prensa, me lo corroboró”.

-Él siguió sonriendo y yo me fui Avenida abajo en busca de un nuevo y sencillo encuentro para seguir hablando de esas sencillas cosas de las que casi nadie sabe que existen.




Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content