Cuestiones nobles y sencillas, para una vida sencilla

 
Related

La educación digital es para los pobres y los estúpidos

Enrique TF-Relatos
278 points

Cómo hacer una limpieza de colon

Enrique TF-Relatos
432 points



Most recent

Dinosaurios: Así era el Australotitan, el mastodóntico dinosaurio de 25 m q acaba de ser descubierto

Enrique TF-Noticias
148 points

La historia de Simón Bolívar llega a Colombia con el estreno de Libertador

Avant Garde
20 points

Pelos en el peine ¿preocuparse o no?

Hablemos de eso
132 points

Alzheimer: Aducanumab, el medicamento contra el alzhéimer de Biogen aprobado por Estados Unidos

Enrique TF-Noticias
170 points

Los 5 mejores de España para hacer fotografía submarina

MaríaGeek
138 points

Vacunas COVID-19: Margarita del Val explica por qué no habrá inmunidad de rebaño

Enrique TF-Noticias
56 points

El Campeonato Norteamericano Optimist 2021 Regresa a Riviera Nayarit

Turismo&Tecnología
14 points

Por fin soluciones a mis males: Cómo eliminar la grasa de la barriga según tu tipo de abdomen

Enrique TF-Noticias
218 points

Sexta temporada de Fear The Walking Dead llega a su fin en Colombia por AMC

Avant Garde
10 points

Ducentésimo aniversario Batallón de Apoyo y Servicios para el Combate No.23

Pablo Emilio Obando Acosta
40 points
SHARE
TWEET

 Cuestiones nobles y sencillas, para una vida sencilla


30 junio 2020

-Lo vi, me paré casi frente a él, le saludé y no me contestó.

-Me puse más cerca, le hice una fotografía y entonces me miró.

-Sonrió.

-Le volví a saludar y me contestó a su manera.

-Me hizo un gesto con el que entendí que estaba como yo, es decir, sordo de un oído.

-Encontramos la posición correcta para hablarnos enfrentando el oído bueno de cada uno.

-Le dije que me encantaba su máquina y que me había parado para verla.

-Se levantó y me dejó probarla.

-Me enamoré de ella y pensé, una linda máquina como esta, algún día no muy lejano, será mía.

-Al despedirme, con cara sonriente, me dijo: “Yo te conozco. Tú eres el que se sentaba en el banco de piedra junto al árbol ese que tú le llamas Cohonesto. Un día hablamos y me explicaste como te hacías entender con él. Pensé que estabas loco, luego Antonio el Jefe del quiosco de prensa, me lo corroboró”.

-Él siguió sonriendo y yo me fui Avenida abajo en busca de un nuevo y sencillo encuentro para seguir hablando de esas sencillas cosas de las que casi nadie sabe que existen.




Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content