Mi mujer nunca me creyó

 
Related

El suero de los supervivientes de COVID-19 puede ayudar a tratar a otros infectados

Henri Monzó Catalá
952 points



Most recent

Activemos el futuro

Enrique TF
18 points

Boletin de Noticias

PENSAMIENTO LIBRE
34 points

Son tiempos de Pensamiento Crítico

PENSAMIENTO LIBRE
6 points

Mensaje al Centro de Pensamiento Libre

PENSAMIENTO LIBRE
6 points

8 consejos para lograr el éxito en las clases virtuales

Ximena.oz
32 points

Boletin de Noticias

PENSAMIENTO LIBRE
30 points

APELACION DE SENTENCIAS DE AFORADOS ABSOLUTORIAS EN ÚNICA INSTANCIA

PENSAMIENTO LIBRE
38 points

Boletín de noticias

PENSAMIENTO LIBRE
16 points

¿Seguro que saben del coronavirus?

No hay que callar...
684 points

Cuando tenía 17

Enrique TF
28 points
SHARE
TWEET

 Mi mujer nunca me creyó


................................................................ Pintura de Fabián Pérez

29 junio 2020

- “Mira, Enrique, viajar mucho profesionalmente hablando, como tú bien sabes, nos condena a ser unos golfos en potencia y si además eres el Jefe del equipo, aún más. Para mi mujer todo ser con faldas de mi entorno se acostaba o se iba a acostar conmigo con solo hacerle un gesto y yo, aunque no diga que no, quiero decir que no pongo la mano en el fuego de que hubiera podido pasar, diré que no pasó nunca. Risas, largas noches de marcha, mucho copeo, mucha comidita, mucha juerga, pero nada más, solo amistad y aunque fuera mucha, nunca acabó en cama hotelera jamás. Pero mi mujer nunca lo creyó. Ahora, una vez me he jubilado, ya hace unos años, desde ese mismo momento en que ya no salgo de casa más que para ir a comprar el periódico o para darme un paseo por la Playa de Valencia, no hago nada más que pueda ofender la moral o la vista de nadie. Pero mi mujer se está tomando su venganza en plato frío. Me trata como a un perro casero que ha mordido el sofá, me habla con desprecio, me ningunea y siempre me reprocha todo lo que hago, todo lo hago mal … es su revancha. Ah, además, constantemente hace referencia a tíos golfos y desaprensivos que le han puesto los cuernos a su santa mujer y ahí están, viviendo con la joven de turno mientras su santa exmujer pasa penas y estrecheces propias de su golfo exmarido … un martirio diario, querido amigo y yo, sí, no sé que hacer”.

- Conseguí meter baza en su conversación y le pregunté: “Perdona, Lolo … ¿Y tú por qué lo aguantas? ¿Por qué no te explicas y la llamas al orden o aún más, por qué no le dices que si sigue así lo mejor será que tú te marches de casa?".

- Y Lolo me contestó con un lacónico … “Porque la quiero, Enrique, porque la quiero”.

Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content