¿SE ESTÁN QUEDANDO SOLOS LOS ÁRBOLES?

 
Most recent

Un hombre tras violencia: "Es mi mujer, no puedo creer que por dos patadas me vayáis a detener"

El mundo debe saber
410 points

Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única

Henri Monzó Catalá
8 points

Rusia aprueba su vacuna contra el coronavirus entre el escepticismo general y sin completar los ens

Henri Monzó Catalá
6 points

Kingston Technology: un gran aliado para CIOs que buscan soluciones de encriptación

Juan C
8 points

Tutorial HyperX: 7 pasos para elegir la memoria RAM ideal y mejorar el rendimiento de tu Gaming PC

Juan C
8 points

Abra rebrote y lo lamentaremos, advierte un vidente Chieno

Periodista 2014
874 points

EL CAMINO A LA FELICIDAD DIOGENES EL PERRO

PENSAMIENTO LIBRE
52 points

Eurico, el Sumo, el Adamismo y yo

Henri Monzó Catalá
10 points

Primera Conferencia Iberoamericana sobre Ciberseguridad: expertos destacaron los desafíos en la nuev

Technews
20 points

TECNOLOGÍAS DE TELEFONOS CAT APOYAN REGRESO SEGURO AL TRABAJO

Technews
20 points
SHARE
TWEET
Hace poco tiempo nos enterábamos de dos hechos, uno interesante sobre la historia de un árbol solitario, parecido a un pino, de la especie Picea sitchensis, quien sobrevive en la pequeña isla Campbell cerca de Nueva Zelanda; y el otro bastante preocupante, referente a la crítica situación que se está viviendo actualmente en Johannesburgo, capital de Suráfrica, a raíz de la falta de agua potable.
En el caso del árbol, éste es catalogado como el más solitario sobre el planeta, pues no hay otro a 200 kilómetros a la redonda, sembrado a comienzos de 1.905 intentando reforestar las islas del contorno, desconociendo que la zona después sería arrasada por los ensayos nucleares que efectuaron Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y demás países aliados, en los albores de la era atómica, tan definitivos en los resultados finales de la II Guerra Mundial y en el equilibrio de poderes del mundo moderno.
Lo interesante es que los científicos, en el árbol, han encontrado una pieza única, en el objetivo de definir y de medir el inicio de la era Antropogénica, o lo que es lo mismo, marcar el comienzo de los efectos directos de las actividades humanas sobre el planeta, pues descubrieron que los árboles son muestras vivientes de lo que contiene el medio ambiente, quedando grabados en sus tejidos.
Este especifico árbol tiene, en sus anillos de crecimiento, las secuelas de los ensayos nucleares que se efectuaron en la zona, durante los años 40 al 60 del siglo pasado, por lo que está siendo utilizado como la marca especifica del inicio de nuestra era.
Sin embargo, la importancia de los árboles, no está solo en su fortaleza para sobrevivir a las más extremas condiciones, sino también en su impacto para la vida en general cuando llegan a faltar, como lo demuestra el segundo hecho, al toparnos con una realidad que viene siendo uno de los mayores temores de la humanidad, o sea llegar al momento exacto en que tengamos que vivir con la falta total de agua dulce.
Dos ejemplos claros de por qué se debe convocar a una revolución mundial para sembrarlos por millones, pues son los únicos seres con las características necesarias para mantener y mejorar las condiciones que la vida necesita para desarrollarse en el planeta.
Hacen parte de los pocos seres vivos que respiran anhídrido carbónico y expelen oxígeno, incidiendo directamente con su respiración el ciclo del agua y del oxígeno, principales elementos para que exista la vida.
En los ciclos de los elementos químicos, donde se requieren condiciones especiales para que se produzcan, y con ellos se sostenga la vida sobre la Tierra, tienen relación directa los árboles, pudiendo mencionar entre ellas la influencia con los elementos mayores, nitrógeno, fosforo y potasio, igual sucede con todos los demás elementos menores que también se ven directamente influenciados por ellos.
Los árboles desempeñan funciones que no puede ejecutar ninguna otra especie viva sobre el planeta, como ocurre en el caso del elemento nitrógeno, un gas atmosférico, siendo los únicos organismos que con sus procesos respiratorios son capaces de capturarlo del aire y luego fijarlo al suelo con sus raíces, mejorando así la fertilidad de los mismos, contribuyendo con ello a reproducir ciclos en donde se regeneran permanentemente los nutrientes del suelo, reciclándolos y a la vez formando nuevos suelos.
Por desgracia, la mayoría de esos ciclos están hoy en riesgo de desaparecer por la acción depredadora e insensata del humano.
En el año 2.009 las Naciones Unidas intentando homenajear el nacimiento del ser humano número 7 mil millones, había planteado la meta de sembrar un árbol por cada ser vivo, incumpliendo este sencillo objetivo. Al contrario, debemos remarcar que a partir de la revolución industrial hasta nuestros días la humanidad ha talado y consumido uno de cada tres árboles sobre la faz del planeta, y que, si seguimos al mismo ritmo que llevamos, nos estaremos acercando a la increíble cifra de uno por cada dos árboles afectados más rápido de lo previsto.
Así las cosas, parece que no tuviéramos las condiciones necesarias para reaccionar en bloque, ni para reconocer personalmente que nos estamos aproximando a un panorama nunca antes visto, ni siquiera soñado, con el sobre calentamiento global ya cobrando vidas y con la falta de agua dulce como una cruda realidad en muchas regiones y en países enteros, ignorantes que la solución la tenemos en los árboles.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content