El consumo de marihuana en adolescentes altera su cerebro

 
Related

Las 12 mentes brillantes: ¿Quiénes son los pensadores que más influencian a la gente hoy?

Bernardo Andrade Tapia
486 points

25 cuentos para trabajar las emociones con los niños

Bernardo Andrade Tapia
226 points



Most recent

points
SHARE
TWEET
Para los expertos, el mensaje es claro: no existe un consumo seguro de cannabis. Diversos estudios han comprobado que la marihuana es la droga más consumida entre los jóvenes. Foto: iStock.

 El consumo de marihuana en adolescentes altera su cerebro

Por: C. González - El Mercurio (Chile) - GDA 27 de enero 2019, 05:30 p.m. En: eltiempo.com

El consumo de marihuana entre adolescentes, incluso en pequeñas cantidades o de manera esporádica, ya supone una alteración en su cerebro. Según un estudio multicéntrico, este efecto se da sobre todo en la zona de la amígdala cerebral, asociada al miedo y otros procesos vinculados a las emociones, así como en el hipocampo, involucrado en el desarrollo de la memoria y las habilidades espaciales.

Para el autor principal del trabajo, el psiquiatra Hugh Garavan, de la U. de Vermont (EE. UU.), este hallazgo –en un momento en que algunos países y Estados discuten la legalización del uso recreativo de la cannabis–, muestra que las preocupaciones sobre el impacto de esta droga en la adolescencia están más que justificadas.

“La mayoría de las investigaciones sobre los efectos del uso de drogas en la función cerebral tienden a estudiar a quienes la usan mucho, dado el supuesto razonable de que esas personas mostrarán los mayores efectos –explica Garavan– . Sin embargo, existe evidencia en modelos animales de que una exposición única a la marihuana ya puede alterar el cerebro”. Ahora, Garavan y sus colegas lo comprobaron en adolescentes.

Junto con investigadores de diferentes centros en EE. UU., Australia y Europa analizaron a través de resonancias magnéticas el cerebro de 46 jóvenes de 14 años, de Irlanda, Inglaterra, Francia y Alemania, que solo habían probado marihuana una o dos veces en su vida. “La mayoría de las personas asumen que ese nivel de consumo no tendría ningún impacto”, dice Garavan. Pero la evidencia mostró lo contrario.

Según el estudio, publicado en ‘The Journal of Neuroscience’ y que forma parte de un proyecto europeo a largo plazo conocido como Imagen, incluso una pequeña cantidad de consumo se asocia a un aumento del volumen de la sustancia gris en ciertas áreas del cerebro. En especial, en aquellas regiones ricas en receptores de cannabinoides, como la amígdala y el hipocampo. Esta alteración persistía tras eliminar otras variables, como el consumo de alcohol y nicotina.

“Ese aumento no es positivo”, advierte el doctor Carlos Ibáñez, jefe de la Unidad de Adicciones de la Clínica Psiquiátrica Universitaria de la U. de Chile. “Al tener más sustancia gris, significa que no han tenido una buena ‘poda sináptica’. En la adolescencia se optimizan las conexiones neuronales. Que haya un aumento de la sustancia gris significa que estas conexiones no están siendo optimizadas o lo hacen de manera menos eficiente”. Todo lo anterior, como pudieron comprobar los investigadores, se relaciona con un peor rendimiento cognitivo.

“Descubrimos que los lóbulos temporales izquierdo y derecho (regiones a ambos lados de la cabeza) mostraban también mayores volúmenes, asociados con un menor coeficiente intelectual (CI) y una velocidad psicomotora reducida”, explica Garavan. De hecho, agrega Ibáñez, un estudio previo ya mostraba que quienes comienzan a usar marihuana antes de los 18 años de manera intensa tienen una disminución de ocho puntos en su CI, que no es recuperable.

En opinión de los especialistas, esta información es interesante porque entrega una base biológica a algo que ya se conocía en estudios de carácter clínico y cognitivo: que el cerebro de los adolescentes se daña y que no existe un consumo seguro de cannabis. “A diferencia del alcohol, para el que existe mucha evidencia sobre cuál es el consumo de bajo riesgo (que no significa que sea recomendable) –precisa Ibáñez–, no tenemos certeza sobre la marihuana, y esto suma antecedentes para suponer que es similar al tabaco, en donde existen suficientes datos que muestran que no hay un consumo de bajo riesgo”.

Marihuana, la droga que más consumen los jóvenes

Al menos 520.000 colegiales, con edades de entre 12 y 18 años, han consumido drogas al menos una vez en su vida, según un estudio del Ministerio de Justicia y el Ministerio de Salud de Colombia. Esa cifra representa uno de cada seis escolares del país entre los grados séptimo y 11.

Los resultados revelan que la marihuana es de lejos la sustancia ilegal más usada: los que declararon haberla fumado en el último año pasaron de 6,9 % en 2011 a un 7,8 % en la nueva muestra. La edad promedio de entrada a ese consumo es de 14 años, y la exposición aumenta a medida que los jóvenes van creciendo.

C. González, El Mercurio (chile) – GDA

Publicado en:

https://www.eltiempo.com/vida/salud/adolescentes-que-fuman-marihuana-sufren-alteraciones-en-el-cerebro-319546


* * *
(2)

Así afecta el cannabis a tu cerebro

El cannabis es una de las drogas más consumidas aun siendo una sustancia ilegal.

El cannabis es una de las drogas más consumidas aun siendo una sustancia ilegal en muchos países. Al margen de sus posibles usos terapéuticos, los médicos y demás expertos siguen intentando avisar y concienciar de las nocivas consecuencias para la salud que derivan del consumo crónico (el cual agrava sus daños) como del esporádico, que puede acarrear problemas de salud incluso si el consumo no es tan frecuente. Aunque sea considerada como una droga menor por muchos o se frivolice su uso quitándole importancia a los riesgos de su consumo, estas son algunas de las preguntas que todos deberíamos hacernos sobre la marihuana.

Las drogas callejeras más mortíferas

1. ¿Cómo influye en el cerebro?

Fumar cannabis puede alterar la estructura y función cerebral. Numerosos estudios han demostrado que su consumo tiene efectos neurotóxicos en el cerebro, en especial en el de adolescentes. “Estos cambios cerebrales se relacionan sobre todo con deficiencias cognitivas y con un aumento del riesgo de desarrollar problemas psiquiátricos, que se asocian con un uso crónico de la droga. Cualquier persona que fume cannabis verá alterada la función de sus células cerebrales. Lo que es más variable entre los individuos es la magnitud de esos cambios y su conexión con efectos negativos”, afirma Jennifer T. Sneider, profesora de Psiquiatría en la Harvard Medical School, Estados Unidos.

La especialista ha llegado a estas conclusiones con un estudio, publicado en la revista ‘Journal of Addiction Research & Therapy’, en el que revisa los trabajos de espectroscopia por resonancia magnética –una técnica que complementa a la habitual resonancia y que identifica compuestos bioquímicos– realizados a consumidores de marihuana adultos y jóvenes.

Además, su consumo altera la percepción sensorial, reduce la memoria a corto plazo, la atención y las habilidades motoras. “El uso ocasional puede producir ansiedad y ataques de pánico”, recalca Emilio Ambrosio, catedrático de Psicobiología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

2. ¿De qué forma llega al cerebro?

Cuando el cannabis alcanza el cerebro a través del torrente sanguíneo, su componente activo, el tetrahidrocarbocannabinol o THC, se une a unas proteínas neuronales llamadas receptores CB1. Como ocurre con otras drogas, el cannabis estimula la liberación de dopamina en áreas específicas del cerebro (mesolímbicas), mientras que el THC estimula la liberación de opioides endógenos, que suele relacionarse con propiedades analgésicas.

“El incremento de la dopamina y de la liberación de opioides son los responsables de los efectos gratificantes y de refuerzo del cannabis”, detalla Walter Fratta, profesor de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Cagliari, en Italia.

3. ¿Provoca adicción?

No hay duda de que el consumo de marihuana causa adicción, fruto de las alteraciones cerebrales que desata. “Un consumo crónico y fuerte de cannabis conduce a modificaciones en elementos moleculares de estructuras cerebrales que son responsables del estado de adicción y del síndrome de abstinencia cuando su uso es interrumpido”, asevera Fratta, tal y como ha descrito en un artículo de la revista ‘Current Opinion in Neurobiology’.

De hecho, en estos consumidores crónicos, el cese repentino de su toma produce unos síntomas similares a un síndrome de retirada. “Sin ser grave, este síndrome incluye irritabilidad, insomnio, anorexia, sudoración y náuseas”, añade Ambrosio.

Todas claves sobre el cannabis en el dossier del número 397 de Muy Interesante, escrito por Laura Chaparro.

Publicado en:

https://www.muyinteresante.es/revista-muy/noticias-muy/articulo/asi-afecta-el-cannabis-a-tu-cerebro-761401871734


* * *
(3)

Cuáles son los efectos de la marihuana en el cerebro a largo plazo?

Existe una cantidad considerable de evidencia científica basada en investigaciones en animales y estudios en personas que indican que estar expuesto a la marihuana durante el desarrollo puede causar cambios dañinos a largo plazo o posiblemente permanentes en el cerebro. Ratas que han sido expuestas a THC antes de nacer, justo después de nacer o durante la adolescencia, muestran problemas notorios más tarde en la vida al realizar ciertas tareas específicas de memoria y aprendizaje.19-21

El deterioro cognitivo en las ratas adultas que han sido expuestas a THC durante la adolescencia está asociado con cambios estructurales y funcionales en el hipocampo.22-24 Estudios en ratas también han mostrado que el estar expuesto al THC durante la adolescencia está relacionado con cambios en el sistema de gratificación, incrementando la posibilidad de que el animal busque y use otras drogas por sí mismo (por ejemplo, la heroína) dada la oportunidad (ver "¿Puede el consumo de marihuana llevar al uso de otras drogas?").

Estudios de imágenes diagnósticas en personas adolescentes muestran que al compararlos con aquellos que no usan marihuana, los consumidores empedernidos de marihuana manifiestan una conectividad neural atrofiada en ciertas regiones específicas del cerebro involucradas en una amplia gama de funciones ejecutivas del cerebro como memorizar, aprender y el auto control.25

Estos últimos descubrimientos pueden ayudar a explicar los resultados de un estudio longitudinal a gran escala que se condujo en Nueva Zelandia, en el cual se encontró que el uso frecuente y empedernido de marihuana, empezando en la adolescencia, tenía una relación con una pérdida de un promedio de 8 puntos de coeficiente intelectual, medido durante la edad adulta.26

En este estudio, la evidencia indicando que aquellos que habían usado marihuana de una forma empedernida durante la adolescencia no recobraron el coeficiente intelectual perdido aunque hubieran dejado de usar marihuana durante la edad adulta, fue significativa. Las personas que solo habían comenzado a usar marihuana de forma empedernida ya siendo adultos, no perdieron ningún punto en su coeficiente intelectual.

Estos resultados indican que el impacto más grande y a largo plazo del uso de marihuana ocurre en los jóvenes ya que su cerebro aun continua creando nuevas conexiones y madurando en otras formas.

El sistema endocanabinoide tiene un papel muy importante en la formación apropiada de las sinapsis (las conexiones entre las neuronas) durante el comienzo del desarrollo del cerebro, y se ha propuesto que este podría tener un rol similar durante la refinación de las conexiones neurales durante la adolescencia. Si esto es confirmado por investigaciones científicas en el futuro, se podría decir que esta es una de las formas en que el uso de marihuana durante la adolescencia produce sus efectos a largo plazo.27

Nuestra capacidad de derivar conclusiones definitivas sobre el impacto del uso de marihuana a largo plazo en el cerebro humano, basándonos en estudios pasados, es usualmente limitada por el hecho de que los participantes en estos estudios tienden a usar varias sustancias, y típicamente no se tiene toda la información sobre la historia de la salud de los participantes o de su funcionamiento mental antes de participar en el estudio.

En la próxima década, los Institutos Nacionales de la Salud planean financiar un estudio longitudinal que va a hacer un seguimiento de una muestra grande de jóvenes americanos desde los últimos años de su niñez (antes de comenzar a usar drogas) hasta sus primeros años como adultos. El estudio usara neuroimagenes y otras herramientas avanzadas para clarificar precisamente como y hasta qué punto la marihuana y otras sustancias, por si solas y combinadas, afectan el desarrollo del cerebro durante la adolescencia.

La marihuana, la memoria y el hipocampo

La degradación de la memoria por el uso de marihuana ocurre porque el THC altera la forma en que la información es procesada en el hipocampo, un área del cerebro responsable por crear memorias.

La mayoría de la evidencia científica que apoya esta afirmación proviene de estudios en animales. Por ejemplo, las ratas que son expuestas al THC cuando están en el útero, después de nacer o durante la adolescencia, muestran problemas notorios al ejecutar ciertas tareas específicas de aprendizaje y memoria más tarde en sus vidas. Por otra parte, el daño en las capacidades cognitivas en ratas adultas está vinculado con cambios estructurales y en el funcionamiento del hipocampo por haber estado expuestas al THC durante la adolescencia.

A medida que las personas van envejeciendo, pierden neuronas en el hipocampo, lo cual disminuye la habilidad para aprender nueva información. El estar expuesto de una forma crónica al THC puede acelerar la perdida de neuronas en el hipocampo relacionada con la edad. En un estudio, ratas que habían sido expuestas al THC a diario por 8 meses (aproximadamente un 30 por ciento de su vida) mostraron una perdida en células neurales (entre los 11 y los 12 meses de edad) igual a la que se ve en animales con el doble de la edad que no han sido expuestos al THC.

Publicado en:

https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/serie-de-reportes/la-marihuana/cu%C3%A1les-son-los-efectos-de-la-marihuana-en-el-cerebro-a-largo-plazo


* * *
(4)

Las drogas y el cerebro

1. a dicciones: droga dicción alcoholismo tabaquismo

Por Lic. Ana María Palomino Cueto
2. Existe un riesgo a largo plazo que puede afectar PROYECTOS DE VIDA. “El consumo deteriora la capacidad de retención y comprensión. La memoria empieza a sufrir secuelas, olvidos
3. LA CORTEZA CEREBRAL está dividida en áreas que controlan funciones específicas, que procesan la información que proviene de nuestros sentidos, permitiéndonos ver, sentir, oír y saborear. La corteza frontal, es el centro del pensamiento del cerebro. Nos permite pensar, planificar, resolver problemas y tomar decisiones.

EL SISTEMA LÍMBICO conecta varias estructuras cerebrales que controlan y regulan nuestra capacidad de sentir placer. Es responsable por nuestra percepción de otras emociones, tanto positivas como negativas, lo que explica la capacidad de muchas drogas para alterar el EL TALLO DEL CEREBRO, controla estado de ánimo. las funciones básicas esenciales para vivir, como la frecuencia cardiaca, la respiración y el sueño. Las drogas pueden alterar áreas importantes del cerebro que pueden guiar el abuso compulsivo de drogas que es indicio de la adicción.

4. TODAS LAS DROGAS DE ABUSO AFECTAN AL SISTEMA DE GRATIFICACIÓN DEL CEREBRO INUNDANDO EL CIRCUITO CON DOPAMINA.¿CÓMO ACTÚAN LAS DROGAS SOBRE EL CEREBRO? Las drogas son sustancias químicas. Actúan sobre el cerebro penetrando el sistema de comunicación del cerebro e interfiriendo con la manera que las células nerviosas normalmente envían, reciben y procesan la información.

5. ALGUNAS DROGAS PUEDEN ACTIVAR A LAS NEURONAS Algunas drogas, como la marihuana y la heroína, pueden activar a las neuronas porque su estructura química imita aquella de un neurotransmisor natural. Esta similitud en la estructura “engaña” a los receptores y permite que las drogas se adhieran y activen a las células nerviosas. Aunque estas drogas imitan a las sustancias químicas del cerebro, no activan las células nerviosas de la misma manera que los neurotransmisores naturales y hacen que se transmitan mensajes anormales a través de la red.

6. LAS DROGAS ALTERAN EVENTUALMENTE LOS CANALES DE COMUNICACIÓN. Otras drogas, como la anfetamina o cocaína, pueden hacer que las células nervios liberen cantidades inusualmente grandes de neurotransmisores naturales. Pueden prevenir el reciclaje normal de estas sustancias químicas cerebrales, haciendo que la señal se vea sumamente amplificada, lo que eventualmente TRASTORNA LOSCANALES DE COMUNICACIÓN. La diferencia se puede describir como la diferencia entre alguien que te susurra algo en el oído y alguien que grita en un micrófono.

7. ¿CÓMO FUNCIONAN LAS DROGAS DENTRO DEL CEREBRO PARA PRODUCIR PLACER? Todas las drogas de abuso, directa o indirectamente, atacan el sistema de gratificación del cerebro inundando el circuito con dopamina.La dopamina es un neurotransmisor que se encuentra en regiones del cerebro que regulan el movimiento, las emociones, la cognición, la motivación y los sentimientos de placer. La sobre estimulación de este sistema, que recompensa nuestros comportamientos naturales, produce los efectos de euforia que buscan las personas que abusan de las drogas y les enseña a repetir este comportamiento.

8. UNO DE CADACIENESTUDIANTES ENEL PAÍS SE HAINICIADO EN ELCONSUMO DEMARIHUANADURANTE ELÚLTIMO AÑO.SIGUEN LA MISMATENDENCIA LOSINHALANTES YEL ÉXTASIS.

9. ¿CÓMO NOS ENSEÑA A SEGUIR USANDO DROGAS ESTA ESTIMULACIÓN DEL CIRCUITO DE GRATIFICACIÓN DEL CEREBRO? Nuestros cerebros están diseñados para asegurar que repitamos las actividades que sostienen la vida al asociar estas actividades con el placer o una recompensa o gratificación. Cada vez que este circuito de gratificación se activa, el cerebro nota que algo importante está pasando que debe recordar y nos enseña que debemos repetirlo una y otra vez, sin pensarlo.

10. ¿Qué le pasa al cerebro si se continúa consumiendo drogas? De igual manera que bajamos el volumen cuando el radio está muy alto, el cerebro se ajusta a las oleadas abrumadoras de dopamina (y de otros neurotransmisores) produciendo menos dopamina o disminuyendo e lnúmero de receptores que pueden recibir y transmitir señales.

11. Como resultado, el impacto de la dopamina sobre el circuito de gratificación del cerebro de una persona que abusa de drogas se puede volver muy limitado y puede disminuir su habilidad para sentir cualquier placer. Es por eso que el abusador eventualmente se siente triste, sin vida y deprimido y no puede disfrutar de las cosas que anteriormente le producían placer. Ahora necesita consumir drogas solamente para lograr que la función de la dopamina regrese a lo normal. Es más, necesita tomar cantidades más grandes de la droga de lo que antes consumía para crear la euforia de la dopamina, efecto que se conoce como tolerancia.

12. JAVIER CRETA. “La muerte de células del cerebro por consumo de drogas causa cambios permanentes de personalidad, pérdida de la memoria, alucinaciones y problemas de aprendizaje”, dice el especialista. La drogadicción corroe el autocontrol y la capacidad del usuario de tomar decisiones sanas, mientras envía impulsos intensos para que consuma drogas.

13. En la cronicidad: produce malnutrición, por que las personas dejan de comer y se "alimentan" con alcohol, pero esto da calorías vacías, no hay proteínas ni minerales ni vitaminas, así q hay pérdida de memoria grave, trastornos cognitivos, degeneración de nervios, incoordinación de movimientos.... }

14. El consumo de 80gramos de alcohol por día, durante 20 años, produce CIRROSIS HEPATICA!!!! Con menor cantidad puedes hacer Esteatosis (el hígado se llena de grasa), o sino puede producirse Hepatitis alcohólica aguda con muerte de parte del hígado).
15. TABAQUISMO

16. EL TABACO: ES LA SEGUNDASUSTANCIA QUE SECONSUME DESPUÉSDE LA MARIHUANAY EL 42% DE LOSFUMADORES SEINICIARON ENTRELOS 10 Y LOS 14 AÑOS.

17. Entre las enfermedades más riesgosas adquiridas por el exceso de fumar están, en primer lugar: el cáncer de pulmón, considerada una de las causas de más muertes en el país, y consecuencia no sólo por el hábito de fumar, sino por la exposición al humo de segunda mano. Entre los problemas cardiovasculares están: la hipertensión, arteriosclerosis –endurecimiento de arterias – y finalmente un ataque cardíaco fulminante. El cáncer de mama, es una de las consecuencias más graves que se presentan en las mujeres fumadoras activas y pasivas.

18. Según la OMS en el año2000 se estimó un número de 135 mil muertes provocadas por el tabaquismo en América Latina y el Caribe. De no detener esta epidemia, en el año 2030 se pronostican 10 millones de muertes al año, concentrándose 7 millones de ellas en países en desarrollo. Entre los efectos que sufren los niños expuestos constantemente al humo del tabaco, durante el primer año de vida tienen mayores probabilidades de sufrir asma, neumonía, bronquitis y otros problemas respiratorios. Además, enfermedades circulatorias, de conducta y olfativas.

Publicado en:

https://es.slideshare.net/anamariapalominocueto/las-drogas-y-el-cerebro




Fuente: www.eltiempo.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content