Víctimas de vacuna: Enfermas, muertas y olvidadas

 
Related

Las vacunas nunca han funcionado

No hay que callar...
242 points

El mundo se salvó fue de Hillary Clinton

No hay que callar...
527932 points



Most recent

7 Tips To Get You Through The Horror Of Running Into Your Ex

Virgnia T Sherl
392 points

Top 10 brain-damaging habits

Health at home
438 points

4 Things You Can Do This Week to Be a Happier Person

Healthy Life
354 points

You should not take a nap. See here why!

Luffy News
356 points

Absolutely Massive Subglacial Lake Found Beneath Antarctica's Ice

About everything
444 points

7 exotic pets that have easy care

About pets
626 points

LOOK: 4 Marines Return to Beach to Recreate Photo They Took 50 Years Ago

Luffy News
316 points

I Was So Confused When I Saw Him Cutting A Pint Of Ice Cream. Now I Want To Try It Myself!

Viral things
424 points
SHARE
TWEET
Contrario a lo que dicen los medios de comunicación, la situación de las niñas que fueron vacunadas en Carmen de Bolívar contra el virus del papiloma humano (VPH) no ha mejorado. Si acaso su situación se ha deteriorado aún más, ya hay tres niñas muertas y más de cien casos casos de intento de suicidio, según informa uno de los padres. El gobierno ha incumplido absolutamente todas las promesas de velar por su salud de estas menores y lo que es peor, sigue encubriendo que la vacuna contra el VPH fue la causa de las enfermedades que están sufriendo casi mil niñas.

Víctimas de vacuna: Enfermas, muertas y olvidadas

La primera respuesta del gobierno, cuando las niñas empezaron a convulsionar y desmayarse en 2013 fue producir un estudio sesgado, diciendo que se trataba de un caso de “psicogenia masiva”. Lo curioso es que la misma respuesta fue dada en otros países donde aparecían más víctimas de la vacuna Gardasil. Se trataba de una respuesta orquestada a nivel internacional por la farmacéutica, Merck, para esconder lo que ya sabían, incluso antes de sacar la vacuna al mercado: que la vacuna era insegura y que podía producir el mismo cáncer que decía prevenir si las vacunadas ya estaban contagiadas con el VPH, según reportara un investigador sueco quien debió publicar bajo seudónimo por temor a las retaliaciones. (Ver: https://worldmercuryproject.org/news/hpv-vaccines-likely-contribution-to-swedens-spike-in-cervical-cancer/)

En Colombia se empezó la vacunación masiva contra el VPH en 2013, cuando el Congreso declaró por medio de la ley 1626 de abril 30 de 2013 que la vacuna era “gratuita y obligatoria”, haciéndole así un favor a la multinacional Merck y un gran daño a la salud de las niñas colombianas. A pesar de que la vacuna ya había sido denunciada en otros países por su peligrosidad, el Congreso colombiano, irresponsablemente y sin mediar ningún estudio crítico de la vacuna, hizo que se empezara la vacunación masiva, de la cual el exministro de salud Gaviria fue su más grande impulsor.

Sin embargo, el carácter obligatorio de la vacuna fue sujeto de una tutela y la Corte Constitucional se pronunció de la siguiente manera en agosto de 2017:
“La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) no puede ser considerada obligatoria en Colombia, acaba de establecer la Corte Constitucional, que concluyó que ningún Estado puede tomar decisiones sobre el cuerpo de sus ciudadanos porque, al hacerlo, atenta contra la dignidad humana, pues en cualquier procedimiento médico debe ser facultad del paciente aceptarlo o rechazarlo”.Ver: https://www.elespectador.com/noticias/judicial/vacuna-contra-el-virus-del-papiloma-humano-no-puede-ser-obligatoria-corte-constitucional-articulo-710196

Esto nos lleva a otro pronunciamiento igualmente importante de la Corte Constitucional:
“La Corte Constitucional le advirtió al Ministerio de Salud que “existe la necesidad de obtener consentimiento informado como condición previa para administrar la vacuna”.

El Ministerio de Salud no solamente estaba aplicando la vacuna de manera masiva, sino que los padres que la rechazaron porque sus hijas tuvieron efectos adversos a la primera vacunación no fueron escuchados y las niñas fueron vacunadas contra su voluntad, como sucedió en muchos casos y ahora las afectadas están sufriendo consecuencias adversas de por vida debido a la vacuna. El Ministerio de Salud en la mayoría de los casos nunca advirtió que la vacuna podía tener efectos adversos y ni siquiera explicó en muchos casos para qué era la vacuna. Si el Ministerio de Salud, como lo requiere la ley, pide ahora que los padres de las niñas o mujeres que se vayan a vacunar firmen un consentimiento informado, nadie se vacunaría, ya que el mismo prospecto de Merck contempla más de 30 posibles efectos adversos de la vacuna acerca de los cuales los padres ni las vacunadas recibieron información antes de la tutela (y, quién sabe si la estén recibiendo ahora cuando aplican la vacuna). Ver: http://asi-compartimos.com/index.php?option=com_content&view=article&id=27:posibles-efectos-colaterales-del-gardasil-segun-merck&catid=16&lang=en&Itemid=1130

La vacuna ha sido cuestionada a nivel mundial. Japón por ejemplo, dejó de recomendarla en su esquema de vacunación por las graves afecciones de salud que estaba causando en las niñas de ese país. Los efectos adversos de la vacuna se han sentido en otros países, tales como Francia, Australia, Dinamarca, España, el Reino Unido, México, Argentina, por citar solo algunos de los lugares donde las niñas, como en Carmen de Bolívar, han sufrido serias enfermedades tras la aplicación de la vacuna. (Ver: “Mueren 352 adolescentes europeas tras vacunarse con Gardasil y Crevarix”: https://www.dsalud.com/reportaje/mueren-352-adolescentes-europeas-tras-vacunarse-gardasil-cervarix/)

La vacuna, según expertos de diferentes países, no solamente es peligrosa, sino además innecesaria, ya que las pruebas de Papanicolau son más que suficientes, afirman, para la detección temprana del cáncer cervical. Y, además hay algo acerca del riesgo de la vacuna que se encontró en los estudios previos del Gardasil, pero que Merck jamás informó en el prospecto de la vacuna: Las niñas que ya hubieran estado infectas con VPH antes la vacunación tenían un 44.6% más alto de riesgo de sufrir lesiones precancerosas cervicales. Ver: https://thetruthaboutcancer.com/hpv-vaccination-cervical-cancer/
Teniendo en cuenta la forma engañosa en que se comercializó la vacuna, ocultando evidencia de los daños que podía causar, finalmente se presentó en Estados Unidos una demanda penal contra el fabricante, Merck, por los siguientes causales:

1. Fraude y engaño
2. Tergiversación negligente
3. Producto defectuoso - Advertencias e información inadecuadas
4. Negligencia médica
5. Asalto médico

debido a la reacción adversa que sufriera una adolescente con la vacuna, la cual le causó daño severo.

Esta demanda es de carácter único, ya que en EE. UU., por ley, ¡está prohibido demandar a las compañías farmacéuticas productoras de vacunas! Esta ley se pasó en 1986 durante el gobierno de Reagan, ya que las demandas por daños causados por las vacunas supuestamente iban a quebrar a estas compañías farmacéuticas. La ley de hecho les daba inmunidad a las farmacéuticas a costa de la salud de la población. Para evitar que las compañías fueran demandadas, se crearon un fondo pagado con impuestos a las vacunas y una corte especial donde los padres podrían acudir con sus demandas. Hasta el momento este fondo ha pagado cerca de 4 billones de dólares en compensaciones a las víctimas y a sus abogados, aunque los procesos burocráticos tardan años, esto para hacer que la gente no opte por litigar, especialmente cuando ya se encuentra abrumada por el daño causado por una vacuna.Ver: https://www.justice.gov/civil/vicp

Sin embargo, en el caso que está bajo demanda en los EE. UU., la familia obtuvo una victoria en la “corte de vacunas”, ya que logró probar que las afecciones de su hija habían sido causadas por la vacuna contra el VPH, pero en vez de aceptar una cantidad monetaria y olvidarse del caso, optaron por rehusar cualquier dinero, lo que les permitía demandar a la farmacéutica directamente, en este caso Merck.

Se ha comprobado que Merck hizo fraude durante las pruebas de la vacuna, ya que cuando vio que en su grupo de control muchas personas se estaban enfermando, cambió el placebo neutral por un placebo que contenía aluminio, el adyuvante de la vacuna, una neurotoxina, responsable de daños en el sistema nervioso. De esa manera pudieron decir que no había diferencia entre el grupo de control y el grupo al que se aplicaba la vacuna y que por ende, la vacuna era segura.

Basado en el fraude, Merck introdujo su vacuna a nivel mundial, usó mujeres y niñas colombianas como conejillos de indias en sus falsas pruebas, algunas de las cuales quedaron afectadas de por vida, y, en Carmen de Bolívar las niñas fueron vacunadas, enfermadas, muertas y olvidadas, a grado tal que ha habido múltiples intentos de suicidio entre las afectadas. Los medios de prensa y los periodistas que tratan de convencer a la población de que la vacuna es segura están siendo cómplices de un genocidio y feminicidio que se está llevando a cabo por todo el planeta.

Hace poco recibí el siguiente testimonio del padre de una de las niñas afectadas en Carmen de Bolívar, Marlon Olivera, su hija se acababa de graduar de bachillerato, cuando comenzó a convulsionar:

“Tengo una hija afectada tras haberle aplicado la vacuna contra el virus del papiloma humano, mi hija se llama Wendy Nayelis Olivera Navas, tiene 16 años, recibió dos dosis de vacunas en el año 2013 y en el 2014, mi hija ha tenido intentos de suicidio, duró más de un mes en una clínica en la ciudad de Cartagena, en la clínica de Crespo, ya que se había cortado las venas e intentó tomarse un veneno. Lamentamos todo lo que está sucediendo en Carmen de Bolívar, son cinco años de lucha con este tema y nadie ha hecho nada por nuestras hijas, ni el gobierno nacional que vacunó a nuestras hijas. Lamento lo que pasó ayer, 6 de diciembre cuando mi hija se graduó de bachiller. Después de la ceremonia, de departir con sus amigas, se me desmayó, convulsionó durante más de una hora. A las tres de la mañana entramos a urgencias de aquí de Carmen de Bolívar, ni un médico había, me tocó pelear con urgencias para que la atendieran, porque los médicos han sido tan malos, tan déspotas con nosotros con el tema de nuestras hijas, que ya no las quieren ni atender en la urgencia. Lamentamos lo que nos está pasando, tenemos más de mil niñas afectadas y hemos tenido más de 100 niñas con intento de suicidio, se nos han muerto 3 niñas. Tenemos ahora mismo una niña que lleva 45 días internada en el hospital 'La Casa del Niño' en la ciudad de Cartagena con un diagnóstico de gastritis crónica y la niña no camina, la tienen que alimentar por sonda, y eso es preocupante para nosotros como padres de familia y que todavía hasta el día de hoy no tengamos ni un tratamiento ni un diagnóstico”.

“Por parte del estado, por parte del gobierno nacional lo que recibimos fue un diagnóstico de 'psicogénica masiva', cosa que es indignante para nosotros los padres porque un problema psicológico en 5 años podría haber sido superado, pero aquí las niñas tienen diagnósticos ya de base como gastritis crónica, lupus, cáncer, mielitis, niñas que han perdido un riñón, la mayoría están poliquísticas. Es desastroso las muchas enfermedades que ha desarrollado nuestras niñas, unas niñas que están entre las edades de 13, 14 y 15 años, ya hoy en día hay unas que son mayores de edad, unas que ya han tenido niños y que a esos hijos que han venido a este mundo también se desmayan como se desmayan sus mamás. Nos preocupa todo lo que nos está sucediendo. El gobierno nacional nos ha abandonado totalmente, nunca han querido reconocer el daño que les han hecho a nuestras hijas. Algún día tiene que saberse la verdad. Nosotros, los padres de familia, lo que pedimos es la salud de nuestras hijas, que nos curen a nuestras hijas, porque nuestras hijas eran unas niñas sanas, nos las enfermó el estado colombiano”.

“Cuando vacunaron a mi hija en el año 2013, comenzó primero con dolor de cabeza, hormigueo en las manos, después tuvo dolor en el pecho y comenzó a desmayarse, a convulsionar, duraba desmayada una o dos horas, se desmayaba en el colegio, en la calle en la casa, durmiendo, y aquí seguimos, y se sigue desmayando desde el 2013. Mi hija está diagnosticada con gastritis crónica, hemos sufrido un abandono total del gobierno. Nosotros los padres siempre hemos reclamado la salud para nuestras hijas. Nos ponen a pelear con las EPS y las EPS no son las que nos van a solucionar el problema de nuestras hijas. Tiene que haber más estudios más profundos. Hay un estudio que hizo la Universidad de Cartagena en el que reconocieron que están enfermas, que necesitan atención inmediata. Desde el 5 de mayo que nos dieron el estudio de la U. de Cartagena, nadie se ha pronunciado al respecto, después de que fueron enfermadas al recibir la vacuna contra el VPH, así es que está situación en Carmen de Bolívar y sus veredas y corregimientos. Cuando el mundo entero y el país sepa que en Carmen de Bolívar el problema no es una psicogenia masiva sino que nuestras hijas están enfermas, y de una enfermedad que pone en peligro sus vidas, es una catástrofe la que hizo el gobierno nacional después de aplicarles la vacuna a nuestras hijas. Tenemos 214 actas firmadas por el gobierno nacional en las que estaba el exministro de salud, Alejandro Gaviria, los gobernadores, los alcaldes del departamento de Bolívar y de los otros entes de salud, se firman actas y se hacen reuniones y no cumplen con nada, y así nos han llevado todos estos 5 años y a nuestras hijas se les está empeorando la salud”.

En resumen, en Carmen de Bolívar se está gestando una tragedia de proporciones épicas debido a una vacuna que el Congreso colombiano introdujo en un principio de manera obligatoria en 2013 para supuestamente prevenir el cáncer del cuello uterino. La vacuna resultó ser un fraude total, ya que hasta la fecha no se ha probado que haya prevenido ni un solo cáncer, sino que hasta los ha causado, como en el caso de Suecia. Además, en Colombia, la vacuna ha dejado seriamente enfermas a más de mil niñas en Carmen de Bolívar, tres muertas y ha habido más de cien intentos de suicidio entre las jóvenes, ya que sin tratamiento alguno, la vacuna causa daños irreparables. El gobierno colombiano se niega a aceptar que la vacuna sea la causante de las enfermedades que sufren las niñas, y medios de prensa inescrupulosos insisten en hacerle propaganda a la vacuna, diciendo que es benigna. Las familias de Carmen de Bolívar, una gran mayoría, que tienen niñas afectadas por la vacuna están viviendo una tragedia sin nombre en la historia colombiana, ya que las niñas no están siendo asesinadas a bala sino por medio de una vacuna que las discapacita o las mata lentamente, todo esto ejecutado irresponsablemente por el estado colombiano que compra y aplica una vacuna proveniente de una compañía como Merck, acusada de fraude, engaño, negligencia etc. en la fabricación y comercialización de la vacuna Gardasil. Hay suficientes estudios científicos independientes que prueban que la vacuna no solo es inefectiva, sino peligrosa.

Las niñas de Carmen de Bolívar necesitan urgentemente un protocolo de tratamiento que responda a sus necesidades y enfermedades causadas por la vacuna Gardasil, caso contrario, su salud se seguirá deteriorando, como expresan los padres y esta tragedia se convertirá en la peor tragedia de salud jamás vista en Colombia y causada por el estado mismo. Urge además aplicar el principio de precaución y suspender inmediatamente la aplicación de esta peligrosa e inútil vacuna. El gobierno nacional no hace nada por las niñas de Carmen de Bolívar, pero deplora que la vacunación haya bajado a un 5% y todavía intenta hacer allí campañas de vacunación. ¿Nunca aprenderán?

Fuente: asi-compartimos.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content