La Torre de Pisa se enderezará con el tiempo, según ingenieros

 
Related

El consumo de marihuana en adolescentes altera su cerebro

Bernardo Andrade Tapia
1910 points

El caldo de cuy un plato nutritivo, medicinal y saludable

Bernardo Andrade Tapia
602 points



Most recent

4 Super-Quick breakfasts you can make at the office

Health at home
156 points

5 Reasons why you re gaining weight that have nothing to do with food

Health at home
154 points

George HW Bush s World War II love letter to Barbara Bush goes viral

You have to know
224 points
SHARE
TWEET
Roma. EFE (I) La Torre de Pisa está cada vez menos torcida, así lo certifica el último informe del grupo de supervisión que concluyó que, gracias a los trabajos de consolidación que se realizaron hace 17 años, su inclinación se ha reducido unos cuatro centímetros.

 La Torre de Pisa se enderezará con el tiempo, según ingenieros

El grupo de ingenieros formado para vigilar diariamente a uno de los monumentos más icónicos del mudo, el campanario de la catedral de Santa María Asunta en la Plaza de los Milagros, acaba de concluir que se va enderezando con el tiempo.

El profesor de geotécnica de la Universidad de Pisa y colaborador del grupo de supervisión de la Torre, Nunziante Squeglia, explicó en una entrevista que con la estabilización "se redujo la inclinación de unos 2 000 arcosegundos, más o menos medio grado o 40 centímetros".

Y desde entonces, en estos 17 años, "se endereza una media de 1-2 milímetros al año", pero que lo que cuenta es "la estabilidad que ha conseguido el campanario que es mucho mejor de lo previsto".

Estas variaciones se calculan gracias a los instrumentos de vigilancia con los que cuenta la torre y también colocados en el terreno, añadió Squellia.

Los instrumentos mandan los datos a los ordenadores para tener cada hora una actualización de las posibles oscilaciones y vibraciones, causadas también por posibles terremotos", explicó el profesor que aseguró que el monumento está entre "los más vigilados del mundo".

Pero explica que la Torre de Pisa no perderá su mayor característica, la inclinación, que atrae a cerca tres millones de turistas cada año. "A este ritmo no podrá ocurrir ni en dos siglos", aseguró.

La torre acabará por estabilizarse o incluso, apuntó el ingeniero, en un futuro que es imposible de calcular por el momento comenzará de nuevo a inclinarse hacia el sur.

Las obras de consolidación fueron necesarias cuando en 1993, la parte superior de la torre llegó a tener una diferencia de más de 4 metros y 47 centímetros con respecto a la base y se pensó en el peligro de un derrumbe.

En 1998 se instalaron cuatro cables de acero, con una longitud de 100 metros y cuatro toneladas de peso cada uno, que hicieron de tirantes del monumento como medida urgente.

Después comenzó el verdadero proyecto de consolidación para evitar su caída y consistió en extraer toneladas de tierra bajo el campanario en la parte opuesta a la inclinación, de manera que el edificio, de 14 500 toneladas de peso y 55,86 metros de altura, cediera sobre ese lado y se asentara.

Los trabajos de reestructuración costaron unos 30 millones de euros y se prolongaron durante 11 años, frente a los más de dos siglos que se tardó en levantar la Torre.

Sus siete niveles de galerías, adornadas de columnas y sus 2943 escalones fueron abiertos de nuevo al público, y desde entonces se convirtió en uno de los monumentos más vigilados del mundo.

Se creó entonces este grupo de supervisión, que depende de la Opera de la Primaziale Pisana. La torre de Pisa ya se construyó en total inclinación. Incluso la primera fase de las obras fue interrumpida a la altura del tercer anillo a causa del hundimiento del terreno sobre el que surge la base de la torre.

La maleabilidad del terreno y el hecho de que antiguamente en el área de la torre fluía un recodo del río Auser, hizo el suelo inestable, motivos de la inclinación de la torre, pero también su fama.

Publicado en:

https://www.elcomercio.com/construir/torre-pisa-enderezara-ingenieros.html.


* * *
(2)

La Torre inclinada de Pisa

Es uno de los iconos más significativos de toda Italia. Su figura ha servido de escenografía para millones de viajeros que han hecho del turismo de Pisa uno de los puntos en sus vacaciones por el país alpino. La fama es tal que hasta Superman, en su tercera película, hace una parada para enderezarla.

En realidad la torre es el campanario (campanile) del Duomo o catedral de Pisa. En Italia es habitual que el campanario no esté integrado en el edificio de las iglesias, y buenos ejemplos de ello son el campanario de Santa María del Fiore, catedral de Florencia, o el de San Marco de Venecia.

La Torre de Pisa es en realidad el campanario de la catedral Duomo de Pisa, que junto al baptisterio y el cementerio forman el conjunto que la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad en 1987.

Muchos opinan que si no fuera por su inclinación, la torre de Pisa sería una más entra tantas, un monumento sin un atractivo especial. Lo cierto es que su figura la ha hecho célebre, pero no por ello deja de ser una obra de arte arquitectónica, con un delicado trabajo de tallado.

La Torre de Pisa y la foto clásica

Es difícil resistirse a tomar una foto sosteniendo la torre de Pisa, jugando con la perspectiva que parece que estamos sujetando la torre inclinada.

Historia de la Torre de Pisa

La construcción y finalización fue una odisea y un dolor de cabeza casi desde su inicio. El estilo que imperaba en el siglo XII era el románico pisano y para acompañar a la impresionante catedral se empleó mármol blanco en el campanario.

El diseño contemplaba una torre circular con una galería de pequeñas columnas que con forma espiral van sucediéndose hacia lo alto.

Se desconoce la autoría y ejecución de la torre, y mientras algunos expertos le otorgan la paternidad al pisano Diotisalvi que había llevado a cabo el baptisterio contemporaneamente; otros se la atribuyen a Gherardi, y el cronista el Giorgio Vasari, se la dió a Bonanno Pisano, lo que podría coincidir con la aparición de una piedra de tumba con el nombre de Bonanno.

La torre cuenta con ocho niveles, incluyendo el campanario, con una base circular de arcos ciegos sostenidos por quince columnas. Seis de los niveles cuentan con arcos abiertos de medio punto.

En 1173 se empezó a levantar y apenas cinco años después, la torre se comenzó a inclinar, cuando apenas estaban terminados tres de los ocho niveles de altura. La obra se paró y los grandes constructores de la época fueron cuestionados acerca de como se podía continuar la construcción.

Pasados cien años, Giovanni di Simone y Giovanni Pisano se hicieron cargo de la tarea de continuar su alzado. Su curiosa fórmula para contrarrestar la inclinación fue dar más peso a la cara sur , frente a la norte, más ligera y hacia donde se caía la torre.

La presumible solución no hizo más que trasladar el problema hacia el otro lado, ya que la torre que ganó 4 niveles más, se volvió a inclinar pero esta vez hacia el sur.

Doscientos años después, en 1372, la torre estaba por fin terminada con el cierre de la planta del campanario por parte de Tommasso di Andrea Pisano, alcanzando sus 55 metros de altura. El diámetro de la torre cilíndrica es de 15,484 metros.

El campanario se corona con un conjunto de siete campanas que como las notas musicales funcionan como registro musical de las llamadas a misa. La campana más grande es conocida como L’Assunta y la más pequeña la Pascuarecia.

Pero el problema de la inclinación no estaba resuelto y durante los siguientes años y siglos la torre se fue inclinando a un ritmo de 2 o 3 milímetros cada año.

Durante el siglo XX, el dictador fascista Mussolini intentó sin vano revertir la inclinación, pero su intento añadiendo cemento en los cimientos no sirvió e incluso empeoró la situación al hundirse aún más la torre en el suelo. Precisamente la invasión de Italia por parte de las tropas aliadas estuvo a punto de borrar del mapa la torre al considerarse un punto idóneo para los francotiradores. Los bombardeos aliados dañaron gravemente el cementerio pero la torre se salvo afortunadamente.

En 1964 el gobierno de la República de Italia llevó a cabo una llamada internacional. La solución para frenar la inclinación y posible caída de la torre de Pisa se convirtió poco más que en una cuestión de estado, y desde todo el mundo llegaron propuestas de arquitectos e ingenieros. Algunas rallaban lo jocoso o suponían un gasto millonario e inasumible, de manera que en 1990 se prohibió la visita turística.

Finalmente se optó por extraer parte del subsuelo del lado norte (más de 70 toneladas), el opuesto a la inclinación (sur). De esta forma se consiguió frenar por primera vez su progresiva inclinación. En diciembre de 2001 se anunció la reapertura de la torre que había recuperado 40 cm de inclinación, y regresado a la inclinación de hace 200 años.

Galileo y la leyenda de la Torre de Pisa

La torre inclinada está unida al hecho no testimoniado de que Galileo Galilei, durante sus comprobaciones empíricas para demostrar la relación entre masa y velocidad frente a la gravedad, subió a lo alto del campanario para dejar caer objetos de diferente peso y masa como plumas o bolas pesadas.

Por qué está inclinada la torre de Pisa?

La importancia de unos buenos cimientos y de un terreno estable son siempre la base en la construcción de un edificio. Más aún si pensamos en la altura de la Torre de Pisa, que alcanza 55 metros, superando las 14.700 toneladas de peso y sus ocho niveles.

Pisa se sitúa en la orilla del río Arno, en un territorio cuya geografía ha cambiado a lo largo de los siglos. En la Edad Media se podía navegar el río hasta el Mar, pero con el tiempo la sedimentación del fondo y el cauce fueron variando.

A la hora de emprender la obra no se tuvo en cuenta el suelo arcilloso del terreno y los cimientos no tuvieron la profundidad adecuada, causando que a los cinco años de iniciarse la obra, el campanario se escorase de forma notable.

El lugar donde se levantó la torre….

Entradas y visita a la Torre de Pisa

La visita a la torre de pisa por dentro permite comprobar el grado de inclinación desde el interior. Para poder entrar debemos tener en cuenta que es obligatorio comprar anticipadamente la entrada, a menos que queramos tentar la suerte y creer que no habrá cola para visitarla. El número de visitantes está limitado para controlar el peso total que el turismo pueda ejercer sobre el monumento y así dañar o inclinar más aún la torre.

Un buen consejo es comprar la entrada al llegar a la Piazza dei Miracoli y esperar a la hora asignada disfrutando de los exteriores del Duomo, el Baptisterio y el cementerio o incluso el Museo. En los aledaños hay también varias tiendas de souvenirs para comprar recuerdos, postales, camisetas o réplicas en miniatura de la torre inclinada.

Si te impresiona la curvatura no te asustes, es totalmente segura y si aún te da respeto puedes acariciar a la escultura del lagarto, que según la leyenda da suerte a los visitantes.

Publicado en:

https://www.turismotoscana.es/la-torre-de-pisa


* * *
(3)

“Enderezan” la icónica torre de Pisa en Italia

Es uno de los monumentos "más vigilados del mundo", según uno de los encargados.

Por EFE, sábado 24 de noviembre de 2018

La Torre de Pisa está cada vez menos torcida, así lo certifica el último informe del grupo de supervisión que ha concluido que, gracias a los trabajos de consolidación que se realizaron hace 17 años, su inclinación se ha reducido más de una pulgada y media (4 centímetros).

El grupo de ingenieros formado para vigilar diariamente uno de los monumentos más icónicos del mudo, el campanario de la catedral de Santa María Asunta en la Plaza de los Milagros, acaba de concluir que se va enderezando con el tiempo.

El profesor de geotécnica de la Universidad de Pisa y colaborador del grupo de supervisión de la Torre, Nunziante Squeglia, explica en una entrevista a Efe que con la estabilización "se redujo la inclinación de unos 2,000 arcosegundos, más o menos medio grado, o 40 centímetros (15.7 pulgadas)".

Y desde entonces, en estos 17 años, "se endereza una media de 1-2 milímetros al año", pero que lo cuenta es "la estabilidad que ha conseguido el campanario que es mucho mejor de lo previsto".

Estas variaciones se calculan gracias a los instrumentos de vigilancia con los que cuenta la torre y también colocados en el terreno, añade Squellia

Los instrumentos mandan los datos a los ordenadores para tener cada hora una actualización de las posibles oscilaciones y vibraciones, causadas también por posibles terremotos", explica el profesor que asegura que el monumento está entre "los más vigilados del mundo".

Pero explica que la Torre de Pisa no perderá su mayor característica, la inclinación, que atrae a cerca tres millones de turistas cada año.

"A este ritmo no podrá ocurrir ni en dos siglos", asegura.

La torre acabará por estabilizarse o incluso, apunta el ingeniero, en un futuro que es imposible de calcular por el momento comenzará de nuevo a inclinarse hacia el sur.

Las obras de consolidación fueron necesarias cuando en 1993, la parte superior de la torre llegó a tener una diferencia de más de 13.1 pies y 18.5 pulgadas con respecto a la base y se pensó en el peligro de un derrumbe.

En 1998 se instalaron cuatro cables de acero, con una longitud de 328 pies y cuatro toneladas de peso cada uno, que hicieron de tirantes del monumento como medida urgente.

Después comenzó el verdadero proyecto de consolidación para evitar su caída y que consistió en extraer toneladas de tierra bajo el campanario en la parte opuesta a la inclinación, de manera que el edificio, de 14,500 toneladas de peso y 183.4 pies de altura, cediera sobre ese lado y se asentara.

Los trabajos de reestructuración costaron unos $30 millones de euros ($34,027,500) y se prolongaron durante once años, frente a los más de dos siglos que se tardó en levantar la Torre.

Sus siete niveles de galerías, adornadas de columnas y sus 2,943 escalones fueron abiertos de nuevo al público, y desde entonces se convirtió en uno de los monumentos más vigilados del mundo.

Publicado en:

https://www.telemundo20.com/noticias/mundo/torre-de-pisa-en-italia--501179111.html


* * *
(4)

La Torre de Pisa: historia y curiosidades

Por Elisa Maggi

La famosa Piazza dei Miracoli de Pisa, (Plaza de los Milagros) es llamada así por la relación armoniosa de los diferentes edificios que contiene.

En ella encontramos el Duomo Santa Maria Assunta, su campanario inclinado y mundialmente conocido como la Torre de Pisa, el Baptisterio y el Camposanto Monumentale (cementerio). Estos edificios fueron construidos en un período comprendido entre los siglos XI y XIV.

La conjunción de estas construcciones puede ser interpretada simbólicamente como los tres momentos fundamentales de la vida humana: el nacimiento (el Baptisterio), la vida (catedral), la muerte (el cementerio).

La Piazza dei Miracoli es reconocida como uno de los principales centros de arte medieval del mundo y en 1987 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Dominada por una extensa área de verde césped y paseo peatonal rodeado de puestitos de souvenirs, la visita a los monumentos más importantes de Pisa es también una oportunidad para relajarse y admirar su belleza con tranquilidad.

Duomo, Baptistero y Camposanto

El Duomo es la catedral de Pisa dedicada a la Asunción de la Virgen. El Baptisterio, proyectado por Diotisalvi y comenzado en 1153, es el más grande de Italia con una circunferencia de 107 metros.

El Camposanto monumentale («cementerio monumental») queda en el límite norte de la plaza. Se dice que se erigió sobre una carga de suelo sagrado procedente del Gólgota, traído a Pisa durante la Cuarta Cruzada por Ubaldo de’ Lanfranchi, arzobispo de Pisa en el siglo XII.

La Torre de Pisa

La Torre de Pisa tiene una altura de 55 metros, pesa 14.700 toneladas y tiene 300 escalones. No es la torre más inclinada del mundo, sólo tiene 4º grados de inclinación al sur. La más inclinada está en la baja Sajonia: se trata del campanario de Suurhusen y tiene una inclinación de casi 6º.

En cuanto a los orígenes de la Torre de Pisa, nos encontramos frente a un misterio… Una inscripción hecha en una de las paredes de la entrada de la Torre dice: “A.D. MCLXXIV.
Campanile hoc fuit fundatum mense augusti”, es decir, este campanario fue fundado en el mes de agosto, D.C. 1174. Un dato curioso es que en ningún registro de la época está escrito el nombre del arquitecto de la obra.

Este hecho ha sido tema de muchos debates aún vigentes, pues según el historiador Aretine Giorgio Vasari, el arquitecto de la Torre es Bonanno Pisano. Pero también se reconocieron como posibles autores a Diotisalvi, (arquitecto del Baptisterio), y a Beduino, (la decoración de la torre es similar a otros trabajos realizados por este arquitecto). Con todas estas conjeturas e hipótesis alrededor del verdadero creador de esta gran obra, parece ser que todavía ese nombre permanecerá en el misterio.

Fueron necesarios 200 años y tres etapas para construir la torre de Pisa, de ocho niveles.

Al poco de construcción se vio que los cimientos eran débiles para sostener el Campanario, y tras la finalización de los primeros tres pisos la torre comenzó a inclinarse, por lo que su construcción se detuvo.

Casi 100 años después Giovanni di Simone se arriesgó a concluir la construcción agregando cuatro pisos más.

Para contrarrestar su inclinación, los pisos superiores tienden a “enderezarse” hacia la vertical (fueron construidos con un lado más alto que otro), por lo que la torre es en realidad curva, como una banana.

La construcción del 4to al 7mo nivel se realizó entre 1272 y 1278, haciéndose el lado sur más alto, a fin de enderezar la torre. Sin embargo, la inclinación pasó a darse esta vez hacia el otro lado, el sur.

La torre siguió inclinándose pero esto no fue un impedimento y se inauguró en 1372

Trabajos de ingeniería

Respecto a la inclinación de la Torre de Pisa, el gobierno italiano ha tratado de frenarla en numerosas ocasiones, llegando incluso a prohibir la visita del público entre los años 1990 y 2001.
En los once años transcurridos desde el cierre de la torre, en enero de 1990, el Ministerio de Obras Públicas encomendó la realización de varios trabajos para detener la creciente inclinación del monumento, que amenazaba derrumbarse en cualquier momento.

En 2001, después de once años de trabajos de restauración que han hecho disminuir la pendiente de 40 cm, la torre de Pisa fue reabierta al público.

La Torre “ha sido salvada por varios siglos”, afirman ahora los técnicos.

Los intentos por evitar el deterioro de la torre de Pisa fueron muchos: colocación de plomo para contrarrestar el desnivel, inyección de nitrógeno líquido para reforzar el terreno en el lado hundido, etc. Pero la solución definitiva fue la extracción controlada de parte del subsuelo en el lado norte (lado contrario a la inclinación).

Curiosidades

• Se dice que Galileo Galilei dejó caer desde la Torre dos bolas de cañón de diferente masa y así demostrar que la velocidad de su caída era independiente de la masa.

• Las uñas del diablo: en el lado norte del Duomo se encuentra un trozo de mármol de origen romano en la que hay una serie de pequeños agujeros.

Según la leyenda, serían las marcas dejadas por el diablo cuando se aferro del Duomo en un intento por detener su construcción, por ello toma en nombre de “garra del diablo.”

Siempre según la leyenda, el número de estas uñas varían a pesar de cada vez que trata de cuantificar (alrededor de 150, con algunos signos menos legibles lo que dificulta su conteo). Los visitantes que tratan de contarlos no pueden obtener el mismo número en forma consecutiva.

• PISA de la suerte: la entrada principal del Duomo tiene numerosas decoraciones en relieve, entre las cuales existe un pequeño lagarto que tradicionalmente trae buena suerte a quien lo toca, por este motivo es frotado por muchos visitantes.

• Se cuenta que Benito Mussolini decidió colocar la Torre en posición vertical, por lo cual ordenó verter cemento en sus cimientos, los resultados empeoraron la inclinación y el hundimiento de la Torre.

• En la Segunda Guerra Mundial, la armada de los Estados Unidos decidió demoler todas las torres de Pisa, que representaban un peligro por las posiciones que podían tener los francotiradores del otro bando. La Torre de Pisa se salvó por una orden de retirada en el último instante.

• El 27 de julio de 1944 los Aliados lanzaron bombas incendiarias sobre el Camposanto, las cuales prendieron fuego al tejado y lo cubrió de plomo fundido, destruyéndolo. Desde 1945 las obras de restauración han ido avanzando y actualmente el Camposanto ha recuperado su estado original.

Publicado en:

http://www.vivetoscana.com/la-torre-de-pisa-historia-y-curiosidades-de-uno-de-los-monumentos-mas-famosos-de-toscana/








Fuente: www.elcomercio.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content